Los espejos retrovisores no son un elemento común en las bicicletas, quizá porque al no estar rodeado por una carrocería o no transitar a altas velocidades, hace que el campo visual de un ciclista sea menos limitado que el de un automóvil o incluso el de una moto (el tipo de casco y la velocidad lo restringen).

Y aunque podrías conseguir un espejo retrovisor para bicicletas en una tienda, aquí vienen unos consejos parar rodar de una forma más segura, aún sin contar con este tipo de accesorio.

  1. Los cascos para ciclistas están diseñados para que puedas girar la cabeza y poder ver hacia atrás, gira la mirada con frecuencia para observar si vienen vehículos detrás, anticípate en caso que te acerques a un hueco o estés próximo a adelantar a un vehículo estacionado.
  2. Por el consejo anterior, evita utilizar cascos cerrados cuando transitas en bicicleta, estos limitarán tu campo visual.
  3. Aprovecha las vitrinas que se encuentran cerca a algunas vías, pues en su reflejo podrás observar brevemente qué vehículos van detrás de ti.
  4. En la noche, las luces de los vehículos pueden darte una idea de si un auto se aproxima en un cruce, incluso por el reflejo de las señales de tránsito sabrás si se acerca uno por detrás. No te confíes por completo de esto, ya que un vehículo podría ir transitando sin luces.
  5. Si utilizas audífonos mientras conduces tu bicicleta, asegúrate que el volumen sea bajo para poder escuchar el sonido de los motores de los vehículos cuando se acercan.

Lo más importante es salir a rodar con todos los sentidos puestos en la vía y mantener tu bicicleta en buen estado, en caso que requieras reaccionar ante un imprevisto.


* Este artículo fue reeditado el 6 de julio de 2019, para mantenerlo actualizado. El artículo original fue llamado “Rodar con los cinco sentidos”.

Author Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *