El martes fue testigo de los momentos posteriores al accidente que le costó la vida a Erika Delgado en la carrera séptima con calle 54, iba en un SITP de regreso a casa a las 10:20 p.m aproximadamente, cuando llegamos a la calle 53 había un gran trancón que a esa hora solo puede significar una cosa: accidente.

Después de unos minutos logramos avanzar hasta que llegó la ambulancia y ocupó el único carril que quedaba libre sobre el sentido sur-norte de la carrera Séptima, se observaba como algunos transeúntes pedían con desespero la atención del vehículo de emergencia, mientras tanto nuestro bus quedó estacionado justo antes del punto del accidente, se alcanzaba a reconocer los vehículos involucrados: un bus de la Universidad Manuela Beltrán, una bicicleta que quedó doblada por el impacto y más adelante un padrón dual.

Dentro de mi bus, la ruta 18-3, un hombre comentaba que estaban tomándole el pulso a la persona que resultó afectada por el accidente, decidí levantarme a curiosear pero solo alcance a ver el momento en el que los paramédicos desistieron y abandonaron el cuerpo que yacía inerte, al saber que no podían hacer nada accedieron a mover la ambulancia y parquearla para dar paso por el carril que habían ocupado; con el avance del bus pude ver completamente la escena que por respeto a ella no voy a describir.

Después de pensarlo por una noche mi teoría es que Karen intentó adelantar por la izquierda al bus de la Universidad Manuela Beltrán que se parquea sobre el ‘carril bus’ de la carrera Séptima y quizás no se percató que por el segundo carril avanzaba un padrón dual de Transmilenio, quien quizás tampoco la vio porque ella no llevaba elementos reflectivos (tampoco casco) y desafortunadamente la arrolló.

Después de todo esto no quiero hacer juicios, ni buscar culpables, se ha ido una vida en bici al cielo y eso me quita el aliento, solo quiero invitarte sin importa si eres ciclista, peatón, conductor de transporte público o particular a que cuides tu vida y cada vez que tomes tu medio de transporte asumas la responsabilidad de cuidar la de los demás.

Autor Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *